Morrigan's Mental Asylum
Bienvenidos a Morrigan’s Mental Asylum, este es
un foro de temática original y realista y trata
sobre la vida de pacientes y personal médico
dentro del mismo Hospital. Muchas cosas
han cambiado desde 1878 en que fue construido el nosocomio, sin embargo, todo sigue igual. Te recomendamos pasar por la Ambientación e
Historia para que te vayas adentrando en la
historia del que será tú hospital por el resto de
tus días, si es que tienes suerte. ¡Diviértete!
Últimos temas
» Looking For You } Nuevo Directorio
Miér Dic 11, 2013 2:23 pm por Invitado

» Demigods of Olympus (afiliación élite denegada)
Lun Jul 15, 2013 4:44 pm por Invitado

» ✝ Dementium: Welcome to Ibernbur Island Asylum {Normal}{+18}
Lun Jun 03, 2013 10:47 am por Invitado

» Confirmacion Afiliacion Batman League of Shadows
Mar Mayo 21, 2013 6:53 pm por Invitado

» Always Dreaming [Afiliación Élite]
Lun Mayo 20, 2013 4:23 pm por Invitado

» Fairy tales Return (elite)
Miér Mayo 08, 2013 7:21 pm por Morrigan's Asylum

» Mathias Køhler ID Por acabar
Lun Mayo 06, 2013 9:06 am por Morrigan's Asylum

» They call me redhead. {Nora Wilma Bergström. Sin terminar.
Lun Mayo 06, 2013 9:06 am por Morrigan's Asylum

» Emma D. Grey //Sin Terminar//
Lun Mayo 06, 2013 9:06 am por Morrigan's Asylum

ScreenSaver Forecast by yr.no


Les Miserables Make It Up As I Go Fatal Beauty Hogwarts 3rd Generación Memento the game is on Fateful Partis Temporus Thewalkingdeadrol inferio rpg Burke Psychiatric Hospital Rol Anatomia de Grey Cruel Intentions 3535tales.png Never After Saeptum Reformatory Fairy tales return
Este Skin ha sido diseñado en su totalidad por Annabeth, la cual lo ha cedido sin pedir nada a cambio. No copies.
El contenido, idea original, diseño gráfico y edición del mismo skin es obra de la administración de #Morrigan's Mental Asylum. Todas las tablillas han sido sacadas de Sourcecode editadas por la administración de #Morrigan's Mental Asylum. ORIGINALIDAD AL PODER.

¿Qué haces aquí? | Benjamin

Ir abajo

¿Qué haces aquí? | Benjamin

Mensaje por Caleb S.Rivers el Dom Mar 31, 2013 2:50 am

Una vez en el jardín del hospital, la fría brisa era agradable a ciertas horas de la noche, especialmente cuando no podía apreciarse ningún ruido, sólo el de la noche. Se detuvo de pronto, recargándose en un muro con la vista algo perdida se llevó hasta sus labios un Montecristo cubano, dándole una calada profunda disfrutando del sabor picante que se formaba en la boca esparciéndose internamente. No era que fuera un adicto al tabaco, pero nunca se podía decir no a una de las maravillas del mundo teniéndole al alcance. Tras terminar con tabaco, lo dejó caer al suelo y lo apagó de un pisotón. Miró hacia el frente. No, no había nada comparado con la tranquilidad y normalidad del lugar a esas horas de la noche.

El viento soplaba y más allá que el sonido del viento, la quietud reinaba. Tras acomodar de su chaqueta marrón, teniendo ese gesto pasivo consigo, alzó la vista al cielo gris. Y era verdad, Caleb disfrutaba observando noches así, más aún cuando se encontraba en ese lugar. Ya que, sentía que tan solo en momentos así... podía ser él, podía sentirse libre, triste, malhumorado, lo que fuera, sin temor a nada. Dejando escapar un suspiro, mientras cerraba los ojos al sentir una diminuta ráfaga de viento acariciarle las mejillas, recordó una vez más la situación que se había dado aquella tarde, tal cual lo había hecho todo el día. Recordar y recordar.

Continúo con los ojos cerrados, si ponías atención, podrías escuchar el sonido de la noche; el siseo que el viento provocaba en los árboles, algunos grillos. Sin duda había personas que no tenían una vida para nada complicada, todo lo contrario a lo que era tener una vida en el interior de ese lugar, tenía tantos pacientes y cada uno con problemas totalmente diferentes. Resopló con cierto fastidio. Tuvo la sensación de que aquel cansancio no era debido únicamente al tiempo. Durante las últimas semanas no había dormido muy bien, y sospechaba que se hallaba al borde de una ¿depresión?, ¡Nah!, la vida era muy corta y debía disfrutarla, solamente necesitaba un poco de descanso, ya que las largas noches de insomnio le cobraban factura. Recorrió con la vista el lugar de lado a lado, intentando ignorar al sujeto a unos cuantos metros de allí. El lugar jardín casi desierto a excepción de él y aquel chico. Entonces frunció el ceño, obligándose a mirar el reloj de su muñeca. Era un poco tarde, según tenía entendido los pacientes no podían estar en el jardín a esas horas de la noche.

—¡Hey! —exclamó.—¿Qué no deberías estar en tu habitación? —preguntó, viéndole con los ojos fijos en él. No hacía más que eso, verle, pero en momentos y considerando sus ojos se entrecerraban daba la impresión que rebuscase más en el interior de la persona. Un momento, conocía ese rostro, ¿Benjamín?, sí, se trataba de él. Había tenido unas cuantas sesiones con el muchacho, un adicto al sexo que pasaba la mayor parte del tiempo con una erección entre las piernas.—Benjamín, ¿Qué haces aquí? —Enarcó una ceja y frunció levemente los labios en espera de una respuesta.
avatar
Caleb S.Rivers

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 25/03/2013
Localización : En mi oficina

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué haces aquí? | Benjamin

Mensaje por Benjamin McCreary el Dom Mar 31, 2013 3:45 am

Una de las maneras de calmar sus deseos era salir por las noches a los jardines. También ayudaba con el insomnio y todo eso. Claro que no era una prescripción médica, claro que no. Había logrado sobornar a uno de los enfermeros de las guardias de noche con chupársela todas las noches y así lo dejaría salir. No era un mal trato, tomando en cuenta la adicción de Benjamin que no solamente consistía en que a él se la chuparan, también de una forma extraña, le agradaba hacérselo a los demás.

Llevaba dos cigarrillos, su encendedor y una chaqueta para cubrirse del frío que azotaba el pequeño pueblo casi desierto de Sligo. Su rutina era echarse sobre una banca, boca arriba, uno de sus brazos debajo de la cabeza y observaba las estrellas mientras se masturbaba. Era uno de los pequeños detalles que detestaba. Tener que satisfacerse él solo porque no encontraba a nadie más. Al menos esa noche estaba completamente solo.

Comenzaba a tararear una de las líricas que había compuesto para la banda antes de que lo internaran y que había logrado grabar. Gracias a Dios o a saber a quién mierdas, había escondido el CD debajo de su colchón, en un compartimento secreto que nadie conocía más que él porque él lo había construido sin decirle a sus padres. Así que nadie podría apropiarse de su música y reclamarla como suya. Siempre había pensado en todo.

Escuchó los pasos de alguien pero no se inmutó. Le dio una calada a su cigarrillo y soltó unas pequeñas donas de humo, deshaciéndolas con el mismo dedo con el que sostenía el cigarrillo hasta que escuchó que alguien gritaba. Por un momento deseó que fuera otro paciente y que le acompañara no solamente a pasar la noche para evadir el insomnio, sino para algunas otras cosas, quizás un buen polvo en plena luz de la luna.

Pero no, era alguien con autoridad, así parecía. Reconoció la voz al momento en que se levantó y justo después de ello, el Dr. Rivers terminó por preguntarle qué demonios hacía ahí.

-Pues paso la noche, Doc. No puedo dormir, ya sabe, el insomnio y prefiero esto a que me tengan como estúpido con tanta droga. ¿Usted no debería estar en su casa?-estaba seguro de que el psicólogo lo mandaría a su habitación y de nuevo, ¿cómo no? A aislamiento, el cuarto preferido de Ben. Yey.
avatar
Benjamin McCreary

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 27/03/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué haces aquí? | Benjamin

Mensaje por Caleb S.Rivers el Dom Mar 31, 2013 11:54 pm

—Eso no es de tu incumbencia, en cambio si es de la mía saber cómo es estás aquí, nadie tiene permitido salir por la noche, ¿Quién te dejo salir? —preguntó cuándo parecería hablara a la nada, pero él - Benjamín- ya se encontraba presente tanto en sus pensamientos como de modo físico cuando le dedico una mirada de soslayo, con una sonrisa un tanto particular. El tipo no parecía peligroso a simple vista ¿y si lo era?, que diablos, le importaba una mierda siempre y cuando no intentara joderle la noche. La verdad es que algunas veces se compadecía de los pacientes, ese lugar era peor que una prisión. —Te he visto algunas noches, sobre esa banca jalándotela, ¿siempre lo haces? —al preguntarle, entornó los ojos. Ése era un ábito de Benjamin, Caleb no espiaba a los demás, pero vamos, le gustaba respirar por un momento aire fresco y en alguna ocasión llegó a verlo sobre esa banca, masturbándose hasta que se corría. A veces, se quedaba mirándolo en una esquina hasta volvía al interior.

—¿Ya terminaste de masturbarte o interrumpí? —Lanzó una carcajada sin mayor razón antes de rascarse la nunca con la mano libre, inhalando el humo que desprendía el cigarrillo de su compañero. ¿quién coño le facilitaba los cigarrillos?, ¿y cómo mierda pagaba la mercancía?, se preguntó. Finalmente volvió en si mientras su cuerpo se las arregló para quedarle de frente, bajando la mirada para arrebatarle el cigarrillo y dejarlo caer a sus pies, replicando el suelo con la punta de su zapato negro para apagarlo.—No tienes permitido fumar —Avanzó un paso y alzó su rostro para poder mirarle a los ojos, soltándole algo una bocanada de aire —muy sutilmente— en los labios cuando sus ojos miraban amables los contrarios. —Pero eso no es lo que importa, ¿Sabes que no puedes estar aquí, cierto? —le hizo saber. El olor peculiar que provenía del joven se adentró en sus fosas nasales, un aroma a ¿Vegetación? y algo más, no estaba seguro.

—Dame una buena razón para no delatarte —Caleb alzó suavemente su ceja izquierda a medida que Benjamín parecía –aparentemente– sonreír, apenas por su parte curvando los labios en algo que no término siendo nada. Nada más que un gesto. Observándole tal cual tan solo su paciente fuera lo único interesante en contemplar, pero sin jamás dejar entrever ninguna insinuación de su parte, se quedo mirándole un poco más. Relajando lentamente sus hombros pero no su instinto. Era bien sabido que ese chico conseguía todo a base de sexo, o eso según algunos enfermeros, ¿Se le insinuaría también a él?. Rió levemente, resultaba jodidamente cómico el que sacara conclusiones cuando nada había pasado allí. —¿Qué me darás por guardar tu secreto? —preguntó sin despegar su mirada de los ojos contrarios, y con una sonrisa en los labios. Era tiempo de aclarar puntos, comas. Términos y límites.
avatar
Caleb S.Rivers

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 25/03/2013
Localización : En mi oficina

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué haces aquí? | Benjamin

Mensaje por Benjamin McCreary el Lun Abr 01, 2013 12:57 am

-Ah, pues verá… yo tengo mis métodos para sobornar a la gente.-respondió con una media sonrisa en el rostro. Por supuesto que no iba a decir quién le había dejado la puerta de su habitación abierta y estaba seguro de que el psicólogo sabía a la perfección que no se lo diría. No era estúpido y sabía que Benjamin no lo era. Fumó de nuevo su cigarrillo mientras observaba de reojo al loquero. Muchos pensamientos surcaron su mente y sabía que en cualquier momento el bulto entre sus piernas volvería a crecer.-A veces hay que hacerlo, cuando no hay nadie que le ayude a uno… ya sabe. Aunque no es lo mismo que un buen polvo.

Respondió mientras se encogía de hombros sin saber exactamente qué era lo que iba a sucederle después de ese pequeño e incómodo interrogatorio de parte del psicólogo. Bien podía hacer como que no había sucedido nada o bien podía reportarlo a la dirección y nuevamente le aumentarían la dosis que lo dejaba estúpido por un buen tiempo pero que no ayudaba en nada a su deseo sexual.

Le había llamado la atención que el tío dijera que ya lo había visto varias veces jalársela por las noches pero jamás le había dicho nada hasta ese día. Quizás el Dr. Rivers disfrutaba del voyeurismo y estaba igual de enfermo que él. Sonrió para si mismo y hasta se le ocurrió preguntarle sobre eso pero lo interrumpía el médico. Se rió igual que él pero en realidad no le veía lo gracioso.

-Bueno, depende.-comenzó mientras le daba otra calada a su cigarrillo.-En este momento no lo estoy haciendo, pero vamos… puedo hacerlo cuando quiera…- y justo en ese momento le arrebataba el cigarrillo, lo dejaba caer entre sus pies y lo pisoteaba.-Oh, vamos, Doc. ¿No sabe lo difícil que es conseguirlos?

Se pasó la mano por el cabello alborotado y luego se talló el rostro, escudriñando al médico, sopesando las palabras. Claro que sabía que no tenía permitido fumar pero vamos, eso no se le hace a alguien que está preso en un lugar peor que una maldita cárcel de pandillas a sabiendas de que eso es la única forma en calmar la ansiedad de otras cosas.

Entrecerró los ojos y se mordió el labio inferior. Asintió en cuanto le preguntó si estaba consciente de que no podía estar ahí. Claro que lo sabía, de lo contrario no tendría que sobornar enfermeros con chupadas nocturnas para que lo dejaran salir a satisfacer un poco sus necesidades ya que su compañero de habitación estaba más catatónico de lo que se pudiera imaginar y eso sería como la necrofilia y a pesar de ser ninfómano, la verdad era que eso de los muertos nomás no le iba.

-Bueno, eso depende de qué es lo que quiera conseguir, Doc. Puedo ofrecerle muchas cosas. Cosas que no sé si le interesen a un psicólogo como usted.-comenzó a decirle, sintiendo que eso había sido una clara provocación hacia él para conseguir algo un poco más íntimo que algo material o algo que le sirviera para sobornarle. Dibujó una sonrisa en el rostro y dio un paso adelante para acercarse lo más posible a él y que sintiera su aliento en el rostro.-Aunque si le gusta observarme, pues…yo creo que podríamos llegar a un acuerdo, ¿no cree?
avatar
Benjamin McCreary

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 27/03/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué haces aquí? | Benjamin

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.